Habilidades de comunicación.

Aunque me gusta ser muy independiente, he descubierto que no puedo delegar mucho las responsabilidades, de ahí que a la hora de trabajar siento la enorme necesidad de discutir, analizar y generar nuevas ideas con respecto el tema a tratar de manera grupal para controlar muy de cerca cada aspecto del proyecto.
Así mismo, soy una persona que le gusta hablar las cosas de fente es por eso que si tengo alguna diferencia con cualquier persona, no puedo evadirla o disimular que no me importa, para mí es escencial saber y hacerle saber cuáles son las diferencias y de esta forma poder encontrar una situación viable y conveniente para las dos partes.

Soy una persona que tiene claro lo que quiere decir y que enfatiza mucho cuando creo que es necesario hacerlo, sin embargo debo decir que hay veces en las que me expando mucho al hablar y muchas personas pierden el hilo de la conversación. Además, soy sensible a las reacciones de los demás, de ahí que puedo percibir cuando alguien me está prestando atención o no. Otro punto importante es que me gusta mucho que las personas me den sus puntos de vista acerca de lo que yo dije puesto que es una buena forma de compartir ideas,  puntos de vista y consejos que me pueden servir  para mejorar en aspectos personales.





Habilidades de escucha.

 


Aunque  a veces siento que estoy demasiado inmersa en mis propios problemas o situaciones y me pasa que dejo de prestar atención al maestro, a un amigo, a mis papás o hermana, soy, la mayoría de las veces, una persona que disfruta de esuchar a los demás y muestro empatía ante lo que expresan con palabras, gestos y posturas y así poder apoyarlos de una manera más directa y eficaz y poder darles respuestas adecuadas.

Sin embargo, un gran error que debo aprender a corregir es el hecho de que siempre, o casi siempre, tiendo a interrumpir cuando alguien está hablando, ya se porque se me viene otra idea a la cabeza o simplemente porque me anticipo a lo que pueda decir y respondo antes que el o ella. Así mismo, otro problema que viene dela mano es que muchas veces yo empiezo por aconsejar sin ni siquiera haber terminado de escuchar a lo que la otra persona me esta diciendo, entonces ésta tiende a desesperarse y enojarse. Además, debo aprender a callarme ciertas cosas puesto que hay veces en las que se que en nada va a mejorar las cosas si las digo, pero que al contrario las pueden empeorar bastante.